martes, 25 de julio de 2017

Imperfeciones...

No hay facilidades. La costumbre no es innata, ni mucho menos un privilegio.
Hacía bastante tiempo que no volvía a escribir, y dentro de ese tiempo vasto, pasaron tantas cosas que todavía no decidí si me estremece o me enorgullece.
Pero resumamos esa duda con la siguiente afirmación: Pasó la vida misma, y punto.
Decir que en general, tuve la facilidad de escribir en tonalidades con cierta inclinación a lo sensible, a lo triste o a cuestiones que tienden a exponer el dolor de una persona, sería contradecir el inicio de este texto.
Así que les pido que no lo mencionen, por favor.
Pero lo cierto es que esa fue mi tendencia. Sostengo que las mejores obras se han asociado a tales sensaciones, pero hoy, eso no importa. No me importa.
Sentirse bien desde adentro, es querer tener el deseo de la tranquilidad.
Si lloro es porque algo perdí, algo me duele, algo me lastimó. Si sonrío, deseo no parar de hacerlo, pero la acción no dura lo suficiente; y de esa ecuación, se derivaron cientos de textos semejantes.
No estoy en condiciones de afirmar que esta búsqueda de la tranquilidad sea cierta, o si es válido relacionar la perfección con los sentimientos; Y al escribir esto, se me incrusta la duda de que esa temática recurrente en mis textos durante años, era mi forma de expresar o buscar esa tranquilidad, esa perfección. Pero, saben qué?... ¿Para qué mierda quiero la perfección?
En todo este trecho sin escrituras nuevas, no paré de aprender, y cierta persona me enseñó que las imperfecciones nos hacen, equivocarnos nos hace, y hoy... (le) escribo lo que hay:


Hay distancias bellas
y mundos... no tan distintos
Hay silencios sabios
y ruidos no tan molestos

Hay enredos de mis dedos
en los mismos pelos de colores...
y sueños e insomnios que traen diferentes soles

Y hay amores animales
que me enseñaron a extrañarlos,
es que hay distancias bellas
y mundos no tan distintos

Y también hay música en nuestros oídos,
comidas naturales,
bellezas bajo lápices
y en sus labios, sutilezas y discreciones

Hay sinceridad plena
que abre cavidades
las llena de enseñanzas
y luego amor, que siempre nace...

Hay ojos tricolores
en sus miradas de todo tipo,
Hay admiración desde mi mundo, en su amor por lo suyo...

Y en las imperfecciones, hay... siempre habrá...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares